miércoles, 7 de mayo de 2008

Cuidado con la cabeza

Siete de mayo. A punto estaba yo de cumplir los cuatro años cuando apareció un bebé a quien llamaron Phil Campbell y que, 23 años después, se uniría a Motörhead con su guitarra colgando para ir de visita a un piso mas raro que la calentura.




Una cara no tan conocida: Whorehouse Blues


Y le damos la vuelta para encontrar Iron Fist


Lo dicho, cuidado con la cabeza.


Publicar un comentario