lunes, 2 de marzo de 2009

Rory Gallagher (the gift of gods)

Hoy se cumplen 60 años del nacimiento de Rory Gallagher. Rory nos dejó el 14 de junio de 1995. Casi 14 años sin él; pero 14 años con su música. Un regalo.

La historia de Rory Gallagher comienza, para mí, una noche hace muchos años en la que, tras mentir miserablemente a mis padres diciéndoles que iba con muchos amigos, salí sólo de casa, con mi macuto militar de entonces cargado con el radiocasette hacia el Palacio de los Deportes de Montjuich.

Perdí las cintas grabadas con el tiempo; pero no el recuerdo de aquel irlandés. Del poderío de los temas eléctricos, impresionantes. Del escalofrío de aquellos blues tocados con la metálica...

Pero la historia de Rory Gallagher empezó antes. En 1966 formó Taste después de haber tocado en bandas que hacían versiones. Desde entonces, un manantial de buena música.

No hace mucho que leía una reseña de su Irish Tour 1974.

Bueno, la verdad es que no sé muy bien qué decir de este hombre. Con permiso de Jimi Hendrix me parece la mayor "fuerza de la naturaleza" que jamás ha tocado una guitarra eléctrica. Demostraba una pasión y un sentimiento a la hora de sacar notas de su guitarra como pocas veces se ha visto. La hacía aullar, hablaba "a través de ella", la acompañaba de forma magistral con una voz sensible o ruda según el momento, se fundía, en definitiva, con su instrumento.
Lo suscribo.

Afrontamos, pues, un grave problema: limitar la presentación aquí de Rory. No será fácil; pero vamos a intentarlo.

Too much alcohol. En la tele irlandesa el 14 de febrero de 1977. Érase un hombre a una guitarra pegado. Tremendo.




I take what I want. En su 28 cumpleaños, el 2 de marzo de 1976.


Last of the Independants. Una de mis favoritas. Got no time, got no time to loose.


Tattoo'd Lady. Inolvidable.


Goin' to My Hometown. Sin comentarios.


Walking Blues


Shadow Play


Miss you, Rory.

Publicar un comentario